El autor reflexiona sobre cómo el sueldo de las profesiones feminizadas, como los cuidados, es menor que en el de otros trabajos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *