fbpx

El curso ha terminado, empiezan las vacaciones y los adolescentes pasan habitualmente más tiempo en casa, lo que puede provocar roces de convivencia por temas como los horarios de regreso por las noches o el reparto de las tareas domésticas. Todo ello puede generar tensiones y discusiones que terminen provocando frustración a todos los miembros de la familia. Para conocer cuáles son los conflictos más habituales entre adolescentes y padres durante el verano, hemos consultado a dos psicólogas que, además, nos ofrecen algunas claves para evitarlos y solucionar las discusiones con hijos adolescentes. 

Índice de contenido

Conflictos más habituales

Los motivos de conflicto entre padres y adolescentes son diversos: “Los habituales tienen que ver con la elección de amigos y de pareja, la hora de volver a casa, las responsabilidades en tareas familiares, la gestión del dinero, las relaciones familiares y los valores morales como la honestidad, el cumplimiento de las leyes…”, explica Leticia Doñagueda, psicóloga de El Prado Psicólogos

También pueden llegar por la propia naturaleza de esta etapa, donde los padres tienen que aceptar que sus niños ya han crecido y que, “seguramente, ya no les hace la misma ilusión hacer planes junto a ellos como antes”, afirma Ana Herrero, psicóloga y coordinadora del departamento de Orientación del grupo Brains. “En la adolescencia, van a reclamar más independencia, querer estar más con amigos, ‘desmadrarse’ con los horarios o abusar del tiempo que pasan con pantallas”, continúa. Otro motivo de frustración para los padres, según Herrero, es que los jóvenes se muestren “aburridos y a la vez rechacen todo aquello que se les proponga”. 

Negociación y toma de decisiones compartida

Ante estos cambios, ¿cómo lograr que la convivencia sea mejor durante las vacaciones? Ambas expertas coinciden en que la clave para evitar las discusiones es la negociación. “Es necesario ser consciente de que ya no son niños que siguen las normas de los padres, pero tampoco son adultos con plena responsabilidad. Así que, lo más adecuado será que sientan que son parte de las decisiones que se toman, pero siempre dentro de unos límites que los progenitores marcarán como adecuados”, señala Doñagueda. 

Herrero propone tenerles en cuenta a la hora de planificar las vacaciones familiares (que opinen sobre el lugar de destino o valorar entre todos la posibilidad de invitar a un amigo, por ejemplo), escucharles e intentar equilibrar las necesidades y deseos de todos. “Colaboran mucho más si les implicamos en el proceso de toma de decisiones, de forma que todos nos podamos sentir respetados y cómodos”. Asimismo, recomienda pactar con ellos las horas de llegada cuando salen con los amigos, con normas claras y definiendo las consecuencias si no se respetan. 

Sin embargo, no todo es negociable, todo aquello que ponga en riesgo su salud es una línea roja, según esta experta. Además, recomienda darles más libertad a medida que muestren más responsabilidad. “En vacaciones todos tenemos derecho al descanso, así que es necesario implicarles en el reparto de tareas de la casa, estableciendo rutinas y responsabilidades”, añade la psicóloga de Brains.. 

Confianza y diálogo en lugar de órdenes

Otro de los temas que más problemas suele suscitar es el de las órdenes y mandatos en esta edad. Mientras que sí pueden funcionar en los niños más pequeños, en los adolescentes no sucede lo mismo. Doñagueda advierte: “En estos casos la respuesta puede ser de rebeldía o incluso indiferencia. Es entonces cuando nuestro verano se puede convertir en una batalla diaria con ellos”. 

Con respecto a este tema, Herrero explica que los adolescentes no responden bien ante unos padres rígidos e inflexibles. “Están viviendo un gran cambio, tanto físico como psicológico y social, y van a mostrarse contradictorios, impulsivos, con grandes cambios emocionales. Pueden rechazar el contacto con nosotros, o volverse irritables e inseguros”. ¿La clave? Mantener la confianza, el diálogo, la firmeza y la coherencia. “Es conveniente generar en ellos la confianza necesaria para que puedan contar con nosotros y evitar que nos oculten información que pueda ser importante”, insiste por su parte Doñagueda. “Es el momento más importante y, quizás, el más difícil para ofrecerles nuestro amor incondicional, nuestra paciencia y comprensión”, añade Herrero. 

Uso (o abuso) de dispositivos móviles, videojuegos… 

Adolescentes haciendose un selfie. Como evitar las discusiones con hijos adolescentes en vacaciones.

El uso de los dispositivos móviles, tabletas e, incluso, videoconsolas, se está convirtiendo en una herramienta no solo para el disfrute y tiempo libre, si no también en un medio para socializar y relacionarse con los demás. Las expertas señalan que no es conveniente privarles de su uso, ya que se les estaría quitando mucho más que su entretenimiento. 

Lo que sí es esencial es poner límites y gestionar la configuración para garantizar la seguridad de los menores. Doñagueda asegura que esto no se conseguirá obligándoles a dar cierto tipo de información o reduciendo el acceso a Internet. “Lo mejor es crear la confianza necesaria para que ellos puedan contarnos y contar con nosotros en caso necesario”.

Y, para evitar el uso abusivo de los dispositivos electrónicos, Herrero concluye proponiendo la opción de buscar alternativas de ocio que les resulten atractivas, sin olvidar el ejemplo que deberían dar los mayores: “Los padres tienen que ser un buen modelo estableciendo, por ejemplo, tiempos y espacios libres de pantallas, como en los momentos de las comidas en familia, actividades que realizamos todos juntos, etc.”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat