fbpx

Miss Clasecitas

Cancionero infantil: canciones que se transmiten de generación en generación

La música es un recurso adecuado para mejorar las habilidades sociales, musicales y la memoria de los menores. Y, entre las primeras canciones que padres, madres y docentes cantan a los más pequeños destacan temas como los que recogemos en este artículo, que se transmiten de generación en generación todavía y componen el principal cancionero infantil

Índice de contenido

Debajo un botón

Debajo de un botón, ton, ton,
que encontró Martín, tín, tín,
había un ratón, ton, ton
ay que chiquitín, tin, tin,
ay que chiquitín, tin, tin,
era aquel ratón, ton, ton,
que encontró Martín, tin, tin,
debajo de un botón, ton, ton.

Es tan juguetón, ton, ton
el señor Martín, tin, tin,
que guardó el ratón, ton, ton,
en un calcetín, tin, tin.
En un calcetín, tin, tin
vive aquel ratón, ton, ton
que metió Martín, tin, tin
el muy juguetón, ton, ton.

El patio de mi casa

El patio de mi casa
es particular.
Cuando llueve se moja
como los demás.

Agáchate,
y vuélvete a agachar,
que los agachaditos
no saben bailar.

‘H’, ‘i’, ‘j’, ‘k’,
‘l’, ‘ñ’, ‘n’, ‘a’,
que si tú no me quieres
otra amiga me querrá.

‘H’, ‘i’, ‘j’, ‘k’,
‘l’, ‘ñ’, ‘n’, ‘o’
que si tú no me quieres
otro amigo tendré yo.

Chocolate, molinillo
corre corre, que te pillo.
A estirar, a estirar
que el demonio va a pasar.

Tengo una muñeca vestida de azul

Tengo una muñeca
vestida de azul,
con sus camisita
y su canesú.

La llevé a paseo
y se me constipó,
la tengo en la cama
con mucho dolor.

Esta mañanita
me dijo el doctor
que le de jarabe
con el tenedor.

Dos y dos son cuatro,
cuatro y dos son seis,
seis y dos son ocho
y ocho, dieciséis.
Y ocho veinticuatro,
y ocho treinta y dos.
Ya me sé la tabla de multiplicar,
ya he hecho los deberes,
vamos a jugar.

La cucaracha

La cucaracha, la cucaracha
ya no puede caminar
porque no tiene
porque le falta
la patica principal.

La cucaracha, la cucaracha
ya no puede caminar
porque le falta
porque no tiene
la patica principal.

La cucaracha contenta
tiene ganas sin parar
aunque le falta una pata
nunca deja de bailar.

La cucaracha contenta
tiene ganas sin parar
aunque le falta una pata
nunca deja de bailar.

La cucaracha, la cucaracha
ya no puede caminar
porque le falta
porque no tiene
la patica principal.

La cucaracha, la cucaracha
ya no puede caminar
porque le falta
porque no tiene
la patica principal.

La vaca lechera

Tengo una vaca lechera,
no es una vaca cualquiera,
me da leche merengada,
¡ay! que vaca tan salada.
Tolón, tolón,
tolón, tolón.

Un cencerro le he comprado
y a mi vaca le ha gustado
se pasea por el prado
mata moscas con el rabo.
Tolón, tolón,
tolón, tolón.

Qué felices viviremos
cuando vuelvas a mi lado
con sus quesos, con tus besos
los tres juntos ¡qué ilusión!

Un elefante

Un elefante se balanceaba
sobre la tela de una araña
y como veía que que resistía
fue a llamar a otro elefante.

Dos elefantes se balanceaban
sobre la tela de una araña,
y como veían que resistían
fueron a llamar a otro elefante.

Tres elefantes se balanceaban
sobre la tela de una araña,
y como veían que resistían
fueron a llamar a otro elefante.

Cú cú cantaba la rana

Cú cú cantaba la rana.
Cú cú debajo del agua.

Cú cú pasó un caballero.
Cú cú con capa y sombrero.

Cú cú pasó una señora.
Cú cú con traje de cola.

Cú cú pasó un marinero.
Cú cú vendiendo romero.

Cú cú le pidió un ramito.
Cú cú no le quiso dar.
Cú cú y se echó a llorar.

Estaba el señor Don Gato
sentadito en su tejado
marramiau, miau, miau,
sentadito en su tejado.

Ha recibido una carta
por si quiere ser casado,
marramiau, miau, miau, miau,
por si quiere ser casado.

Con una gatita blanca
sobrina de un gato pardo,
marramiau, miau, miau, miau,
sobrina de un gato pardo.

El gato por ir a verla
se ha caído del tejado,
marramiau, miau, miau, miau,
se ha caído del tejado.

Se ha roto seis costillas
el espinazo y el rabo,
marramiau, miau, miau, miau,
el espinazo y el rabo.

Ya lo llevan a enterrar
por la calle del pescado,
marramiau, miau, miau, miau,
por la calle del pescado.

Al olor de las sardinas
el gato ha resucitado,
marramiau, miau, miau, miau,
el gato ha resucitado.

Por eso dice la gente
siete vidas tiene un gato,
marramiau, miau, miau, miau,
siete vidas tiene un gato.

El barquito chiquitito

Había una vez un barquito chiquitito,
había una vez un barquito chiquitito,
que no sabía, que no podía, que no podía navegar,
pasaron un, dos, tres,
cuatro , cinco, seis semanas,
pasaron un, dos, tres,
cuatro, cinco, seis semanas,
y aquel barquito y aquel barquito
y aquel barquito navegó.
y si esta historia, parece corta,
volveremos, volveremos, a empezar,
había una vez un barquito chiquitito
había una vez un barquito chiquitito,
que no sabía, que no podía, que no podía, navegar.

El cocherito leré

El cocherito, leré
me dijo anoche, leré,
que si quería, leré
montar en coche, leré.

Y yo le dije, leré
con gran salero, leré,
no quiero coche, leré
que me mareo, leré.

Niña bonita, leré,
si te mareas, leré,
irás solita, leré,
hasta tu aldea, leré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *